En nuestra fábrica de cajas en Madrid centro te ofrecemos una gran variedad de productos y la posibilidad de elegir entre diferentes acabados y materiales. Como pretendemos que este blog sea un espacio para que puedas conocer más sobre nuestros productos, vamos a explicar un poco más sobre el flocado.

Este nombre se deriva de Flock, unas fibras textiles de monofilamento de diferentes grosores que están cortadas milimétricamente. Su composición puede variar, de nylon, rayón, poliéster, y otros movimientos.

El proceso de flocado consiste, por tanto, en aplicar directamente las fibras en las medidas, la composición y los colores que se prefieran. Se hace sobre una base que está previamente cubierta (de forma total o parcial) con un adhesivo, lo que permite lograr una textura suave, elegante y aterciopelada, muy agradable.

Normalmente se emplea para cubrir diferentes superficies de diferente tipo (ya sea textil, plástico, papel, etc.). Por eso es un buen acabado en los casos en los que se quiere preparar un packaging más cuidado para determinados productos.

La nuestra es una fábrica de cajas en Madrid centro en la que empleamos este proceso en la preparación de algunas cajas con más detalle, en función de las necesidades de nuestros clientes, y atendiendo a sus indicaciones.

Si quieres conocer más detalles sobre las posibilidades que te ofrece el flocado en este sector te aconsejamos que vengas a Cartonajes Sánchez, y nos ocuparemos de enseñarte algunos de los productos que hemos elaborado para muchos de nuestros clientes, para que puedas comprobar los resultados por ti mismo.